21Abr

Tipos de encuadernación de libros

En más de una ocasión seguramente hayas escuchado la frase de “no juzgues el libro por su portada”. Sin embargo, aunque es un error que no debemos cometer, a veces es inevitable que la primera impresión sobre un libro o revista no sea la definitiva. Sucede algo parecido con la comida, que si no entra por el ojo difícilmente nos atrevamos a probarla. Y es que, aunque una portada o encuadernación no defina si un libro es bueno o no, contar con un diseño y trabajo cuidado ayuda a ofrecer una imagen de mayor profesionalidad.

En Diacash ofrecemos soluciones para impresión editorial de todo tipo. De este modo, si estás interesado en realizar un libro o tienes dudas con respecto a la encuadernación tenemos todo lo que puedas necesitar. Y es que, a la hora de hablar de los tipos de encuadernación que se utilizan para los libros, las opciones son numerosas. Por este motivo vamos a repasar los principales tipos de encuadernación que se utilizan a día de hoy.

¿QUÉ TIPOS DE ENCUADERNACIÓN DE LIBROS EXISTEN?

A la hora de encuadernar un libro hay que prestar atención a muchos aspectos. Muchas personas juzgarán el trabajo de uno o varios años únicamente por su portada y el aspecto de la encuadernación. Es por ello que los grandes escritores prestan especial atención a la hora de decantarse por una tapa dura, una edición de bolsillo o el diseño del mismo. De hecho, existen encuadernadores artísticos que ofrecen sus servicios para ofrecer acabados únicos.

Como hemos dicho, existe gran variedad de encuadernados para libros. Sin embargo, en la mayoría de los casos se suelen utilizar los mismos. Te contamos cuales son los más utilizados en España y las principales características de cada uno de los tipos.

Tapa dura

Con este tipo de encuadernación nos encontramos con que las páginas del libro están cubiertas por una tapa de cartón duro, de ahí su nombre. En este cartón se imprime el título y el diseño que tendrá la portada. Ofrece una gran solidez y resistencia, además de ofrece un acabado de gran calidad y muy cuidado. Eso sí, se trata del tipo de encuadernación más caro entre los más comunes, lo que hace que estos libros suelan ser más caros.

Tapa blanda

Los libros de tapa blanda son menos resistentes que los de tapa dura pero también más económicos. Es el tipo más utilizado en todo el mundo y a la tapa blanda se le unen las páginas del libro mediante las técnicas del encolado o el cosido. Las ediciones de bolsillo de los libros suelen estar encuadernadas en tapa blanda ya que ofrece un gran equilibrio entre coste y calidad.

Grapada

Sin lugar a dudas este tipo de encuadernación es el más económico de todos. Su sistema es sencillo: las hojas del libro se doblan por la mitad, formando un cuaderno, y son grapadas en el pliegue de las mismas. Eso sí, normalmente solo se utiliza para libros cortos, cómics, revistas o manuales. Esto se debe a que es un tipo de encuadernación ideado para ser utilizado con pocas páginas.