8Jun

Encuadernación japonesa: cómo se hace paso a paso

La encuadernación de un libro es, al igual que su portada, un aspecto de gran importancia. Esto se debe, principalmente, a que muchas personas juzgan al libro por su aspecto. Por este motivo, contar con un encuadernado elegante y una portada bonita puede ayudar a que más personas se fijen en un determinado libro que en otro menos trabajado en este sentido.

Y como hablábamos hace unos meses, existen muchos tipos de encuadernación de libros. De este modo, los autores tienen un amplio abanico entre el que elegir para dar con el más adecuado para su obra. Además de los más típicos, existen otras clases menos comunes como la encuadernación de tipo japonesa. ¿No la conoces? Pues te enseñamos qué es y cómo hacerla paso a paso.

¿Qué es la encuadernación japonesa?

Si hablamos de la encuadernación japonesa, lo primero que debes saber es que se trata de la que se realiza con cartón grueso. Esto quiere decir que tanto para la portada como para la contraportada se utiliza este material aunque es común que estén forradas con otros materiales. A este cartón grueso se le unen las páginas pegadas y cosidas de una manera muy característica y bastante diferente al cosido tradicional al que estamos acostumbrados.

Se suele utilizar para libros pero también para otros artículos como álbumes de fotos. Y su fabricación puede realizarse de manera completamente artesanal. De hecho, en la entrada de hoy te vamos a mostrar cómo hacer un encuadernado de tipo japones paso a paso para que puedas intentarlo por tu cuenta.

¿Cómo se hace?

Primeros pasos

Lo primero que debes tener claro antes de comenzar con el proceso de encuadernado de tipo japonés es si cuentas con los materiales necesarios. Bastará con una aguja para encuadernar, cartón para usar en las tapas, cinta de carrocero, hilo de algodón, tijeras, una regla, pegamento y tela para forrar. Una vez dispongas de todo lo necesario, además de las propias hojas del libro, podrás comenzar a encuadernar.

Las tapas

Coge las tapas de cartón y córtalas a la medida que quieras para tu libro. Entre las dos tapas, portada y contraportada, deberá haber una tira de cartón que haga de espaciadora, corta una tira de cartón del grosor que vayas a necesitar para que haya hueco suficiente posteriormente para las páginas. Con las piezas cortadas, llega el momento de unir cada tapa a la tira de cartón espaciadora con cinta de carrocero. Después de este paso, llega uno opcional: el forrado. Si quieres forrar con tela u otro material las tapas de tu libro, ahora es el momento.

El cosido

Después deberás realizar cuatro agujeros en el borde que irá cosido y pasar a colocar las páginas del libro, que también deberán estar agujeradas de la misma manera que el borde de la tapa. Una vez llegados aquí, llega el turno del cosido. Para ello nos ayudaremos de la aguja, el hilo y los agujeros que hemos realizado. Puedes echar un vistazo a este vídeo para hacerte una idea sobre como proseguir.

Con estos pasos podrás crear tu libro con encuadernación japonesa sin grandes dificultades. Mientras que si lo que buscas son ideas con las que inspirarte para conseguir un diseño y una portada de premio, no te pierdas este artículo de ABC. En él muestran algunos de los libros más bonitos del mercado que podrías utilizar como inspiración para conseguir el mejor diseño posible para tu obra. Y es que, aunque haya que ir más allá, la portada será la primera impresión sobre un libro.