25Jun

¿Qué tipo de encuadernación es mejor?

El mundo de los libros, cuando hablamos de imprentas y encuadernaciones, es muy extenso. En otras ocasiones os hemos dado a conocer qué es la encuadernación japonesa y otros tipos de encuadernación para libros. Además, de contarnos en qué consiste la fabricación del papel. Y para continuar por ese camino, hoy vamos a hablaros sobre los tipos de encuadernación más comunes y todo lo que nos pueden ofrecer. De este modo podremos elegir entre encuadernación rústica, encuadernación cardoné o cualquier otra variedad.

Tipos de encuadernación más comunes

A la hora de escribir un libro, además de seguir consejos imprescindibles para el proceso creativo, deberíamos tener en cuenta también la encuadernación. Lo cierto es que existen muchos tipos diferentes, desde la encuadernación rústica hasta la encuadernación cardoné. Y, como es lógico, cada una cuenta con ciertas ventajas y desventajas. Son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta para decantarnos por un tipo en concreto: el formato que queremos, nuestro público objetivo, cuál se adapta mejor a las características de nuestro libro…

A día de hoy, aunque existen muchas técnicas más, las más populares son la cosida y la de unión mediante grapas. Cada una cuenta con unas características diferentes, lo que hace que nuestra decisión sea más sencilla de tomar en base a lo que necesitemos. Y precisamente eso es lo que vamos a comprobar: cuanto tiempo tardan en hacer cada una, su calidad y durabilidad, y las hojas que pueden llegar a soportar.

Tiempo requerido para cada técnica

Sobre el tiempo de demora para realizar una encuadernación mediante grapado, debemos decir que posiblemente sea el más rápido que existe. Se trata de un trabajo sencillo en el que una máquina selecciona los puntos de unión que considera más apropiados y une las hojas del libro mediante grapas.

Por otro lado tenemos al cosido, que en este caso requiere algo más de tiempo con respecto al grapado. Esto se debe a que durante este proceso se realizan diferentes fases que hacen que todo se alargue más. Al ser cosido, las páginas se unen a través de hilos y después son encoladas para unirlas. Esto hace que el tiempo requerido para estos trabajos sea mayor que si se elige el grapado.

¿Cuántas hojas pueden soportar?

También debemos tener en cuenta nuestra extensión para elegir una encuadernación rústica como el cosido o el grapado. En este caso, la técnica del cosido ofrece muchas más posibilidades que la del grapado. De hecho, con la técnica del cosido podemos unir cualquier número de hojas y prácticamente del cualquier tamaño. Mientras que en el caso del grapado las posibilidades se limitan y únicamente se permite un máximo de 100 hojas.

Calidad y durabilidad

El último aspecto que deberíamos valorar antes de tomar nuestra decisión tiene que ver con la calidad y durabilidad de cada técnica. Y en ese caso vuelve a ser superior la encuadernación cosida aunque lo hace teniendo un coste que resulta más elevado. Los resultados ofrecidos son espectaculares, eso sí. Por lo que deberíamos evaluar si buscamos que prime la parte económica o si, por el contrario, necesitamos la mayor calidad posible. Esa calidad hará que los documentos cosidos también duren más que los grapados, otro aspecto importante a tener en cuenta.

Conclusión

Antes de elegir sin pensar mucho en ello si queremos una encuadernación rústica o de cualquier otro tipo, deberíamos valorar cuáles son nuestras necesidades. Tener claro el número de páginas de nuestra publicación, la calidad que queremos que tenga y el tipo de libro que queremos crear resulta fundamental. Para ello, el mejor consejo es recurrir a una imprenta especializada en este tipo de trabajos para que nos asesoren sobre cuáles son las opciones que mejor se adaptan a lo que estamos buscando. Diacash: tu imprenta en Granada.

Llamar Ahora
Localización